PREPARATIVOS DE UN VIAJE

Si viaja antes, después o durante un tratamiento, debe estar preparada tanto para disfrutar el viaje como para seguir cuidando de su salud durante este. Lo más importante, es que planifique su viaje con tiempo y consulte con su equipo tratante sobre la pertinencia del mismo,  de esta manera el médico podrá evaluar su estado físico y ofrecer recomendaciones precisas. A continuación, presentamos algunas recomendaciones útiles para evita contratiempos

  • Pídale a su médico las fórmulas de los medicamentos teniendo en cuenta el tiempo en que estará ausente (puede ser útil llevar unas cuantas dosis de más como precaución)
  • Además de los medicamentos que deba tomar para el tratamiento, pregunte a su médico sobre todo tipo de medicinas que pueda necesitar, como los antibióticos para evitar infecciones o medicinas para controlar síntomas como las náuseas, la diarrea o dolor.
  • Cargue un documento donde se especifique su diagnóstico y el tratamiento que recibe
  • Infórmese acerca de las vacunas u otros requerimientos del lugar de destino.
  • Tenga en cuenta si su seguro médico tiene cobertura en el lugar de destino
  • Algunos medicamentos de uso controlado son ilegales en ciertas partes del mundo, por lo cual es importante saber qué tipo de restricciones hay en su lugar de destino.
  • Es aconsejable llevar los medicamentos en su equipaje de mano (en caso de que viaje en avión), para evitar el riesgo de perderlos. Reúnalos en un empaque transparente junto a las fórmulas y en sus envases originales, de manera que le sea más fácil y menos demorado pasar por los controles de seguridad.
  • En ocasiones, la preparación del viaje puede ser estresante, por esta razón, si es posible debe delegar en otra persona las tareas y los preparativos del viaje.
  • Es importante que les haga saber a sus seres queridos cómo se siente. Concéntrese en SUS necesidades y haga saber a sus seres queridos y médicos sus deseos y límites; ellos podrán ayudarle a ajustar el tratamiento a su ritmo de vida.
  • Asegúrese de llevar con usted los números telefónicos importantes de familiares y médicos que puedan ayudarle en caso de cualquier contratiempo.
  • Pregúntele a su médico si conoce o le puede referir el nombre de algún colega que lo pueda atender en caso de emergencia en su lugar de destino.
  • Es importante que si decide viajar, elija un lugar donde pueda relajarse y descansar.

¿SE PUEDE VIAJAR DURANTE LA RADIOTERAPIA O DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

Para lograr mayor eficacia con la radioterapia, una vez comenzado el tratamiento es fundamental ser constante y mantener la continuidad del mismo. Si, por ejemplo, hay un festivo o ha planeado un viaje de fin de semana, existen algunas opciones para viajar sin afectar el tratamiento.

  • Hable con su médico tratante sobre la posibilidad de pasar por alto un día y recuperarlo al final del cronograma establecido,
  • Pregunte si es posible programar una sesión muy temprano el día de su partida, seguida de otra para última hora el día de su regreso,  
  • Pregunta qué otras opciones existen para que pueda viajar tranquila y en caso de que la recomendación sea no viajar, considere aplazar el viaje y pregunte en qué momento es conveniente  

Después de la cirugía, quizá sea más difícil viajar y permanecer en otro lugar debido a los drenajes quirúrgicos, pero se puede lograr. Debe tener en cuenta que el tiempo que sigue inmediatamente a una gran cirugía será un tiempo de recuperación y lo ideal sería no viajar mientras este culmina. Si está planeando viajar, escoja un lugar conocido, donde sepa que estará cómoda y cuenta con asistencia médica cercana en caso de necesitarla. Si el viaje es a una distancia considerable, considere aplazarlo mientras se recupera de la cirugía. En caso de linfedema, pregunte a su médico si es prudente utilizar las mangas de compresión al subirse al avión

¿HAY PROBLEMAS AL VIAJAR CON IMPLANTES MAMARIOS?

Lo primero que debemos mencionar es que los implantes mamarios NO se explotan si se sube en un avión. 

Las complicaciones asociadas a los vuelos dependen de la altura del vuelo, del número de horas de viaje y en particular, del tiempo que haya pasado entre la cirugía y el viaje; siendo los vuelos más largos y con más altura, los de mayor riesgo para la piel y el tejido donde se encuentra la cicatriz. Lo anterior no quiere decir que no pueda viajar, quiere decir que es prudente esperar un tiempo para subirse a un avión. 

Para evitar complicaciones, debe preguntar a su médico cuánto tiempo después del procedimiento quirúrgico puede tomar un vuelo, de manera no vaya a ser expuesta a ningún riesgo.

¿QUÉ PUDO HACER SI LAS VACACIONES ESTÁN PLANEADAS Y NO PUEDO VIAJAR?

En caso de que no pueda tomar unas vacaciones ya planeadas (pasajes comprados, hotel reservado) comuníquese con servicio al cliente para averiguar sobre la posibilidad de conseguir un reembolso o un aplazamiento de las fechas de viaje.  Adicional a ello, puede hablar con su médico para que le ayude a hacer una certificación donde se expliquen las razones del por qué se recomienda no viajar.

Las posibilidades de obtener reembolsos dependen de la agencia de viajes, la línea aérea o empresa en que haya adquirido los servicios de su viaje. Los trabajadores sociales de los centros de tratamiento de cáncer también suelen prestar ayuda para resolver estos problemas.

El contenido de esta sección fue escrito por:
Ana Milena Gil -Investigadora -IECAS-
Rocio Agudelo  co-investigadora -IECAS-