El manejo de las mascotas durante el tratamiento del cáncer es una duda común que muchas personas se formulan posterior al diagnóstico de la enfermedad. Lo más importante en el proceso es informar al equipo médico que trata al paciente sobre la existencia de la mascota en casa y las rutinas que se siguen para atenderla. De esta forma, ellos podrán indicarle qué conductas no son seguras para el paciente durante el tratamiento.

¿SON LAS MASCOTAS PELIGROSAS PARA LOS PACIENTES CON CÁNCER?

Las mascotas son hoy en día parte fundamental de muchos hogares, y de ninguna manera, se trata de prohibir su adopción o permanencia luego de un diagnóstico de cáncer, por lo cual, la idea es conocer las medidas adecuadas, para evitar posible problemas de salud que los animales pueden provocar y que en el caso de una persona con cáncer pudieran llegar a ser relevantes.

En general, no se recomienda la adopción de una mascota durante el tratamiento contra el cáncer, pero en caso que la familia opte por darle un hogar a algún animal de compañía, lo más recomendable es que este sea ya adulto y con un buen estado de salud con el fin de reducir el riesgo de contagio de alguna enfermedad.

¿CUÁL ES EL RIESGO DE TENER CACHORROS EN CASA?

En general, los perros y gatos muy pequeños presentan mayores riesgos que las macotas adultas, ya que son más propensos a jugar bruscamente, morder, arañar o a ensuciar con más frecuencia la casa y en áreas que deben limpiarse minuciosamente.

Si la mascota presenta síntomas como líquidos en la nariz, tos, pérdida de peso, vómitos o diarrea, debe llevarse de inmediato al veterinario, ya que podría tener alguna infección que luego le podría transmitir al paciente con cáncer. Una persona con un sistema inmunológico debilitado tiene más riesgo de presentar una enfermedad transmitida por una mascota.

INFECCIONES TRANSMITIDAS POR LAS MASCOTAS

MORDEDURA O ARAÑAZO

Es común que a las mascotas les agrade jugar bruscamente con sus dueños, lo cual pueden causar heridas derivadas de las mordeduras y arañazos, mediante las que se pueden transmitir enfermedades al paciente con cáncer. Lo mejor, es evitar este tipo de lesiones durante el tratamiento contra el cáncer. A continuación se dan algunos consejos para disminuir el riesgo de mordeduras o arañazos:

    • Se debe recortar las uñas de las patas de las mascotas para que sean menos propensas de causar heridas por arañazos. Esta labor no la debe hacer el paciente, ya que durante el proceso puede salir herido, en particular en el caso de los gatos.
    • En caso que se presente un arañazo, este debe limpiarse y cubrirse hasta que sane y debe reportarse al equipo de salud que trata el paciente en caso que se presente algún síntoma de infección en la herida como enrojecimiento, inflamación o pus alrededor del arañazo. 
    • En el caso de las mordeduras, si se observa que la piel se desgarra o los dientes del animal traspasan la piel, se debe acudir de inmediato al médico. Incluso en las personas con sistema inmune normal, las mordeduras presentan un alto riesgo de infección y es posible que requieran medicamentos e incluso hospitalización dependiendo del lugar y la gravedad de la mordedura. En especial, las mordeduras de gato son más propensas a infectarse.

HECES FECALES Y ORINA

Es posible que algunas enfermedades se transmitan a través de los desechos de las mascotas, por lo que se deben tener algunas precauciones:

  • Si la mascota es un gato, mantenga alejada la caja de arena de las áreas de alimentación de las personas de la casa y de los sitios donde se preparan alimentos.
  • Diariamente, se debe vaciar la caja de arena, pero esta labor no la debe hacer el paciente con cáncer. Para esto, la persona que lo haga debe usar guantes desechables y tapabocas, y debe lavarse las manos justo después de realizar la limpieza.
  • Las precauciones en la limpieza no solo se deben tener con las cajas de arena, también con las peceras, jaulas para pájaros, o desechos de perros.

CONTACTO CON EL ANIMAL

  • Como regla general, siempre después de tener contacto con la mascota (acariciar, cuidar, tocar, alimentar o limpiar a la mascota), el paciente debe lavarse las manos, incluso si para ello usó guantes.
  • En particular, si la mascota lame al paciente, este debe lavarse con agua y jabón la zona donde la saliva del animal haya hecho contacto con la piel.
  • El paciente debe evitar el contacto demasiado íntimo con el animal, por ejemplo besarlo, dormir en la misma cama o alzarlo frecuentemente.
  • Cualquier vómito deberá limpiarse por alguien más de ser posible, o usar guantes desechables que sean impermeables.
  • El paciente debe evitar el contacto con animales que desconozca, especialmente los animales callejeros o que no luzcan sanos.

CÓMO CUIDAR A SUS MASCOTAS PARA QUE PERMANEZCAN SALUDABLES

Es necesario que las mascotas permanezcan saludables para que se disminuya el riesgo de contagio de alguna enfermedad al paciente con cáncer. Se debe llevar al animal al veterinario para que le formule las medicinas necesarias contra lombrices, pulgas y garrapatas. Adicional a la visita de rigor al veterinario, se deben tener algunas consideraciones especiales:

  • Las camas, peceras y jaulas de las mascotas deben permanecer limpias.
  • Conservar al animal en casa, a excepción de las salidas para la evacuación/micción y breves caminatas. Se debe evitar el contacto de la mascota con otros animales.
  • Los gatos deben permanecer dentro de casa, ya que ellos acostumbran a cazar animales como pájaros y roedores, los cuales pueden contagiarlo de alguna enfermedad.
  • Si la mascota luce enferma, debe llevarse al veterinario de inmediato.
  • Evite alimentar a las mascotas con comidas reposadas o que se hayan echado a perder, carnes crudas ni jugos de estas carnes. Prefiera alimentos secos o enlatados de buena calidad.
  • El esquema de vacunación de la mascota siempre debe permanecer al día.

QUÉ ANIMALES SE DEBEN TRATAR DE EVITAR DURANTE EL TRATAMIENTO

Por ser animales que tienen un alto riesgo de transmitir infecciones o enfermedades, se recomienda  evitar un contacto cercano durante el tratamiento con: 

  • Reptiles (serpientes, tortugas, lagartijas e iguanas)
  • Gallinas y patos.
  • Roedores y mascotas de bolsillo (hámsters, jerbos, ratones, hurones).

Este contenido fue escrito por: Rocio Agudelo Ibañez -co-Investigadora- IECAS