EL CÁNCER DE MAMA Y LA SALUD EMOCIONAL

El término “cáncer” ha sido durante mucho tiempo entendido como una condición que amenaza la vida de una persona, razón por la cual, recibir un diagnóstico de cáncer de mama puede representar uno de los momentos más angustiantes que se puedan vivir, independientemente del tipo, de sus características o de su gravedad. Por otro lado, el conflicto emocional que acompaña el diagnóstico de cáncer de mama no es un asunto exclusivo de quienes sufren la enfermedad. Familiares, amigos y en general las personas cercanas al paciente son también afectadas por la noticia de manera significativa.

En principio vale la pena resaltar que independientemente de su rol (paciente o cuidador), es absolutamente normal que el impacto emocional que genera la noticia lo lleve a experimentar sentimientos desagradables, sin embargo, es fundamental que tengan en cuenta la importancia de conocer y aprender a manejar dichos sentimientos de manera que no se conviertan en un estado permanente que interfiera en sus decisiones, sus relaciones interpersonales y en general en su diario vivir.

Los sentimientos sean agradables o no, son una respuesta natural del ser humano ante determinados estímulos, por lo tanto, es apenas esperable que la noticia de un cáncer promueva la aparición de sentimientos “negativos “en todas o la mayoría de las personas involucradas. No obstante, si dichos sentimientos o emociones no se controlan oportunamente pueden convertirse también en una amenaza, e interferir nocivamente en las dinámicas familiares o sociales y en el interés por el cuidado de sí mismos.

Por último, es bien sabido que mantener una estabilidad emocional en situaciones como esta permite tomar decisiones y mantener activo el deseo y las ganas de salir adelante, razón por la cual, es necesario en primer lugar que tanto los pacientes como sus cuidadores (amigos, familia etc.) trabajen en equipo por la salud emocional de todos y cada uno, y así disminuir el riesgo de convertirla en un obstáculo que les impida continuar con sus vidas. También es muy importante que se aseguren de conocer más a fondo la enfermedad, sus características y su manejo, de manera que juntos puedan apropiarse del cuidado del paciente y cooperen de la mano con el equipo médico para lograr los resultados esperados.

En cualquier caso deben tener en cuenta que la salud emocional es tan importante como la salud física y que ante cualquier situación que se consideren fuera de lo normal, es necesaria y muy útil la intervención de especialistas en el área como psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales entre otros profesionales.  Ellos cuentan con la capacidad de proveer ayuda tanto a pacientes como a sus familias y seres amados, de manera que puedan obtener mejores y mayores herramientas para salir adelante, reduciendo al mínimo la posibilidad de que la enfermedad afecte sus estados anímicos y sus dinámicas familiares.

NOTA: La atención por parte de este tipo de profesionales es un derecho que todos tienen y que pueden exigir en cualquier momento a través de sus proveedores de servicios de salud.  

SENTIMIENTOS O EMOCIONES DESAGRADABLES

NEGACIÓN

Es un mecanismo de defensa mediante el cual un individuo ignora o rechaza una realidad que le parece inaceptable. La negación aparece siempre que la mente aún no se encuentra lista para afrontar una noticia o una situación particular, es decir, cuando no se cuenta con las herramientas psicológicas adecuadas para hacer frente a la realidad (en este caso el diagnóstico de cáncer de mama).

Este mecanismo de defensa nos da tiempo para adaptarnos a la nueva realidad y reaccionar de manera adecuada ante la misma, sin embargo, algunas personas pueden quedarse en esta fase por más tiempo del que se considera prudente, lo cual en este caso, constituye un problema delicado ya que entre más tiempo tome una persona en aceptar la enfermedad, más tiempo le dará a la misma para que siga avanzando. Por lo tanto es fundamental llenarse de razones para adaptarse a esta nueva condición e iniciar lo más pronto posible su manejo.

MIEDO

El miedo es un sentimiento básico que todos los seres humanos tenemos la capacidad de experimentar y que se caracteriza por hacer evidente una situación de riesgo o peligro. A pesar de ser un sentimiento desagradable, el miedo constituye una herramienta básica para la supervivencia de cualquier persona.

Si no sintiéramos miedo no podríamos reaccionar ante una situación de peligro que amenace nuestra integridad o la de nuestros seres queridos, por tal razón, el diagnóstico de cáncer de mama es claramente una condición que puede llegar a generar un miedo profundo tanto a pacientes como a sus cuidadores. Es muy probable que esta emoción los acompañe permanentemente durante todo el proceso de la enfermedad e incluso después del tratamiento, lo más importante en este caso, es no permitir que el miedo paralice e impida que actuemos rápidamente.  

FRUSTRACIÓN

La frustración es un sentimiento de impotencia que aparece cuando algo que se deseaba o se tenía planeado no se da de la forma en que se esperaba. La frustración es uno de los sentimientos más frecuentes en los seres humanos y aparece como respuesta emocional cuando nuestras expectativas no son alcanzadas. Es muy probable que una persona con diagnóstico de cáncer de mama, así como sus cuidadores, se sientan frustrados en diferentes momentos, sobre todo cuando se recibe algún tipo de resultado que no corresponde con el que se esperaba.

La frustración al igual que el miedo y la negación son sentimiento o emociones normales sobre todo en situaciones tan alarmantes como lo es un diagnóstico de cáncer, sin embargo, es importante saber hasta qué punto nos podemos permitir ser gobernados por ella, pues por lo general el estancamiento solo evita poner en marcha acciones que pueden cambiar el resultado. Por otro lado, la frustración suele ser manifestada mediante la ira y/o la tristeza, lo cual no solo lo afectará a usted directamente, sino también a los seres que ama y con quienes espera poder contar en algún momento.

SOLEDAD

La soledad es un sentimiento que todos en alguna oportunidad hemos experimentado, y obedece a la idea estar solo en el mundo y no contar con la comprensión y el apoyo esperado por parte de otras personas. La carga emocional que trae consigo el diagnóstico de cáncer puede provocar que tanto pacientes como cuidadores tengan la sensación de no encontrar en los demás la comprensión y el apoyo que esperan, lo cual en ocasiones hace que prefieran mantenerse aislados tratando de llevar la carga sin la ayuda de nadie.

Estar solo no siempre es malo, y en este caso en particular, la soledad debe ser tomada como una herramienta para reflexionar y auto empoderarse de la situación, sin embargo, el acompañamiento emocional ha demostrado beneficios importantes en la calidad de vida de los pacientes con cáncer, por lo cual es recomendable impulsar o fortalecer las relaciones interpersonales entre pacientes y cuidadores de manera que puedan apoyarse mutuamente en todo el proceso en vez de bloquear el vínculo. En cualquier caso, es importante respetar el espacio personal del otro y entender que existen momentos en que se desea estar solo o aislado, sin que ello quiera decir que no necesitemos o queramos del apoyo y el amor de nuestros allegados.

CÓMO SOBRELLEVAR EL DÍA A DÍA

Existen muchísimas otros sentimientos o emociones además de las mencionadas previamente que se pueden presentar durante todo el proceso de la enfermedad e incluso después de finalizar el tratamiento.

En general todas estas reacciones o respuestas emocionales se consideran normales y seguramente todos las hemos vivido en alguno o muchos momentos, sin embargo, en raras ocasiones se suele pasar por una experiencia en la que se experimenten a tal intensidad o con tanta frecuencia como lo es el estar enfermo de cáncer o recibir la noticia de que un ser amado lo está. Por esta razón es fundamental que tanto pacientes como cuidadores presten mucha atención a su salud emocional, de manera que se puedan identificar a tiempo comportamientos o actitudes que no solo pueden influir de manera negativa en su diario vivir, sino que en determinado momento pueden significar manifestaciones de un problema más serio que requiere atención médica especializada.

Por otro lado, no todas las personas reaccionan ante la noticia de igual manera, ni usan sus las mismas herramientas psicológicas para hacer frente a esta situación, por lo tanto, se recomienda el acompañamiento o asesoría profesional de quienes tienen la experiencia y la formación adecuada en esta área.

A continuación, se mencionarán algunos consejos que pueden ser útiles para controlar y manejar sus sentimientos o emociones:

  • En primer lugar, se recomienda que tanto pacientes como cuidadores traten de informarse y de conocer detalladamente todo lo que tenga que ver con la enfermedad. El miedo suele incrementarse ante situaciones desconocidas, por lo cual, saber exactamente a qué se enfrentan puede ayudar a disminuir dicho sentimiento y a retomar el control de sus vidas.
  • Tratar de ocultar los sentimientos o emociones no ayudará para nada y por contrario hará que la carga se incremente mucho más, por lo tanto, sea cual sea su rol (paciente o cuidador), es importante que pueda compartir lo que piensa y siente con sus seres queridos o que busque la manera de expresarse a través de actividades como la escritura.
  • El acompañamiento emocional es tal vez la principal herramienta para sobrellevar un cáncer. Se ha demostrado que la calidad de vida de cualquier persona (sea paciente o cuidador) es mejor cuando se cuenta con una red de apoyo emocional que ayude a soportar las cargas. De esta manera es fundamental que mantengan y/o fortalezcan el vínculo con sus familiares, amigos cercanos y en general con las personas que lo rodean, y que no teman en manifestar sus necesidades o quejas de la mejor forma posible.
  • Muchas veces el conocer e interactuar con personas que han atravesado o atraviesan por una situación similar a la suya resulta bastante reconfortante. En este sentido, existen diferentes grupos para pacientes y cuidadores a los que pueden acudir ya sea de forma presencial o virtual (chats, foros, blogs en internet). Estos espacios muchas veces permiten liberarse y expresar de manera sana y genuina todos esos sentimientos o emociones que en otras circunstancias resultan difícil de manifestar.
  • No teman en buscar ayuda profesional. Durante mucho tiempo se pensó que todas las personas que acudían en busca de orientación psicológica eran personas con enfermedades mentales, sin embargo, hoy en día se entiende que la salud mental es tan importante como la salud física, y que del mismo modo que vamos al médico para que puedan revisar el funcionamiento de nuestro cuerpo a nivel físico, es muy importante también que expertos en el área puedan atender y revisar nuestra la salud emocional, sin que ello quiera decir necesariamente que seamos enfermos mentales o estemos “locos”. De esta manera y teniendo en cuenta que el cáncer es una condición que impacta de manera significativa a pacientes y cuidadores a nivel emocional, el acompañamiento terapéutico y la asesoría de expertos en el área constituye una herramienta fundamental para aprender a sobrellevar la enfermedad y minimizar los efectos negativos que pueda presentar la misma en sus actividades cotidianas y en sus dinámicas familiares y/o sociales.
  • Traten de mantener su cuerpo y su mente ocupados. Las emociones y los sentimientos negativos pueden llegar a lograr que la mente ocupe todo su tiempo en ellos, lo cual puede conducir a un estado permanente de apatía y aislamiento que como ya se dijo no resulta conveniente para nadie, por lo tanto, es importante que tanto pacientes como cuidadores ocupen su tiempo en las actividades que les gustaban antes de conocer el diagnóstico o que busquen nuevas formas de ocupar su mente y mantener una vida lo más normal que sea posible.

NOTA: Hoy en día se reconoce que la asistencia emocional debe hacer parte del manejo integral del cáncer, sin embargo, si su equipo médico tratante no le ha prescrito una orden para que usted y su grupo primario reciban dicha asesoría, no dude en exigirla. La atención en esta área es un servicio al que usted y sus cuidadores tienen derecho, al igual que la atención por parte de oncólogos, radioterapeutas o cualquier otro tipo de profesional de salud que sea requerido.

El contenido de esta sección fue escrito por: Ana Milena Gil Quijano -Investigadora -IECAS-
Revisión y aprobación por:
Lizeth Milena Pinzón -Medico especialista en salud mental y Psiquiatría-