ACTIVIDAD FÍSICA

Todos sabemos que la actividad física diaria, constituye una de las mejores herramientas para obtener un buen estado de salud y para prevenir la ocurrencia de muchas enfermedades.  La actividad física después del diagnóstico de cáncer de mama no solo le ayudará a sentirse mejor a nivel físico, sino que también influirá de forma positiva en su salud mental y desenvolvimiento social.

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE LA ACTIVIDAD FÍSICA DESPUÉS DEL DIAGNÓSTICO DEL CÁNCER DE MAMA?

El mantenerse físicamente activos durante y después del tratamiento del cáncer de mama, contribuye a establecer un bienestar mental; a mejorar la autonomía de las personas, la memoria y la agilidad mental entre otros; y a promover emociones positivas, al mismo tiempo que mejora la autoestima.

Beneficios a nivel biológico

  • Mejora la forma y resistencia física.
  • Regula las cifras de presión arterial.
  • Incrementa o mantiene la densidad ósea.
  • Ayuda a mantener el peso corporal.
  • Aumenta el tono y la fuerza muscular.
  • Mejora la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones.
  • Reduce la sensación de fatiga.
  • Minimiza las perturbaciones del sueño
  • Reduce el dolor y el malestar físico
  • Reduce el riesgo de que el cáncer evolucione o regrese después del tratamiento.

Beneficios a nivel psicológico

  • Aumenta la autoestima.
  • Mejora la autoimagen.
  • Mejora la sexualidad
  • Reduce el aislamiento social.
  • Reduce la angustia y el estrés.
  • Reduce el nivel de depresión y ansiedad.
  • Ayuda a relajarse.
  • Aumenta el estado de alerta.
  • Disminuye el grado de agresividad, ira, o irritabilidad.
  • Incrementa el bienestar general.

¿CÓMO DEFINIR LOS NIVELES DE ACTIVIDAD

La actividad física permanente en pacientes con diagnóstico de cáncer ofrece múltiples beneficios siempre que se realice siguiendo las recomendaciones de los expertos médicos y se adapte a su capacidad y estado de salud. Es importante que pregunte a su médico, qué tipo de actividad física es recomendable para usted.

Tenga en cuenta que dentro de la actividad física se incluye al ejercicio, pero también abarca otras actividades que involucran movimiento corporal y que se pueden realizar como parte de los quehaceres diarios.

Actividad leve a moderada

Corresponde a actividades de menor esfuerzo pero que, sin embargo, aceleran el ritmo cardíaco de forma leve. Como, por ejemplo:

  • Caminar a paso lento;
  • Tareas domésticas como lavar la loza, tender la cama, preparar alimentos etc;
  • Desplazamiento de cargas moderadas (< 20 kg).

Actividad intensa

Involucra un esfuerzo mucho mayor, el corazón aumenta sustancialmente la frecuencia cardíaca. Como, por ejemplo:

  • Correr;
  • Bailar;
  • Ascender a paso rápido o trepar por una ladera;
  • Desplazamientos en bicicleta;
  • Ejercicio aeróbico;
  • Natación;
  • Deportes y juegos (p. ej., Spining, patinaje, baloncesto);
  • Desplazamiento de cargas pesadas (> 20 kg)

CONSEJOS SOBRE LA ACTIVIDAD FÍSICA PARA SOBREVIVIENTES DE CÁNCER DE MAMA

  • Evitar la inactividad. El sedentarismo (pasar la mayor parte del tiempo sentado o en reposo) aumenta el riesgo de recurrencia de un cáncer. Es importante que independientemente de su estado, trate de realizar algún tipo de actividad física de acuerdo con sus características o posibilidades.
  • Realice actividad periódicamente. Intente hacer al menos 120 minutos de actividad moderada o al menos 50 minutos de actividad intensa a la semana.
  • Incluya ejercicios de fuerza. Levante pesas o desplace cargas (de acuerdo con sus características) para fortalecer los músculos al menos 2 días a la semana. En caso de linfedema, consulte a su médico sobre la posibilidad de efectuar ejercicios de fuerza.
  • Comience despacio. Si no cuenta con el tiempo o la energía suficiente, inicie con secuencias más cortas y aumente poco a poco la duración e intensidad de su actividad física.
  • Busque compañía. A algunas personas les cuesta trabajo emprender un programa de ejercicios o actividad física solos. Puede resultar útil, buscar uno o varios compañeros que lo acompañen y con quienes se sienta cómodo.

PREGUNTAS PARA REALIZAR A SU MÉDICO SOBRE ACTIVIDAD FÍSICA

  • ¿Qué beneficios tiene la realización de actividad física en mi caso?
  • ¿Qué tipo de actividad puedo hacer?
  • ¿Es recomendable que realice actividad física durante el tratamiento del cáncer?
  • ¿Qué tipo de ejercicios debo evitar?
  • ¿Cuál es la frecuencia y duración de actividad física recomendada para mí?
  • ¿Quién puede orientarme sobre un programa seguro de actividad física?

NOTA: En cualquier caso, es fundamental que consulte con su equipo médico antes de iniciar un programa de ejercicio o actividad física, de manera que lo puedan orientar de manera personalizada según sus características, condición y la fase del tratamiento en que se encuentre.

PASATIEMPOS


El uso productivo del tiempo constituye una herramienta vital para hacer más llevadero el proceso por el que debe atravesar un paciente con cáncer. Es importante que no le dé espacio a su mente para que se concentre en la enfermedad y obstaculice su recuperación. Y dado que la enfermedad y el tratamiento probablemente harán que sus actividades habituales deban posponerse por lo menos en parte, es recomendable que durante ese tiempo mantenga su mente ocupada. 
Esta es una buena oportunidad para reencontrarse o descubrir otro tipo de actividades que dependiendo de su condición, le pueden generen bienestar y satisfacción.

Recomendaciones

Si su estado de salud no le permite ejercer actividades físicas de mayor esfuerzo, puede aprovechar el tiempo en actividades nuevas o ya conocidas que lo mantengan distraída e interesado como, por ejemplo:

  • Leer
  • Tejer
  • Bordar
  • Pintar
  • Escribir
  • Elaborar manualidades
  • Desarrollar pasatiempos (p,e. Sudoku, crucigramas, sopas de letras, etc.)
  • Juegos de mesa

Si su condición física lo permite, también puede practicar otros tipos de actividades o hobbies que le ayudarán a mantenerse entusiasta y dinámico como:

  • Bailar;
  • Realizar algún deporte nuevo;
  • Tomar clases de alguna actividad artística o manual;
  • Cocinar
  • Reunirse con sus amigos y salir a pasear.

Recuerde que la actividad física no solo mejorará su estado de salud, sino que contribuirá a su bienestar mental y emocional.

Por otro lado, muchos sobrevivientes de cáncer convierten sus experiencias en un propósito de vida, y en una útil y valiosa forma de ocupar su tiempo durante y después del tratamiento. Actividades como la vinculación voluntaria en programas para pacientes con cáncer, la participación y contribución en grupos de apoyo en los que se pueden compartir lecciones aprendidas, y en general cualquier forma de hacer que su vivencia sirva de alguna manera a otras personas, constituye otra manera de ocupar el tiempo y la mente en asuntos productivos y satisfactorios.

Recuerde que el objetivo final es recuperar su vida lo antes posible, de forma progresiva y de acuerdo con su estado de salud, sin darle la oportunidad al tiempo de convertirse en un facilitador de emociones o sentimientos negativos que obstaculicen su recuperación. No olvide que gran parte del éxito del tratamiento radica en su actitud ante la enfermedad.

 

El contenido de esta sección fue escrito por: Ana Milena Gil -Investigadora -IECAS-